CAOS

Tratar de extinguir el caos es como huir de la lluvia, temer a la lluvia. Tratar de extinguir el caos es como atribuir una única forma a las nubes, sin permitir que nadie dude, que nadie imagine. Allá donde el invierno extraña al verano y el verano extraña al invierno, donde se quiere lo que no se tiene, se busca la resignación, se prefiere la corrección. La improvisación se ve eclipsada por los horarios, las brújulas siempre apuntan al norte, y las oportunidades del sur se quedan esperando a alguien que ande perdido.

Allá donde reina el caos se intenta imponer el orden. Sin pensar que de las confusiones nacen las mejores situaciones, las más excitantes experiencias. Que la belleza la aporta la diferencia y no los cánones ni las medidas. Que las dudas siempre llevan a donde el corazón quiere, sin que la mente interfiera. Que confundirse no es equivocarse. Que nadie tiene la capacidad de decir qué está bien o qué está mal. Que cada persona es un mundo y que cada mundo es un caos.

Tratar de extinguir el caos es como huir de la lluvia, temer a la lluvia. Tratar de extinguir el caos es como renegar de uno mismo. Al fin y al cabo, uno es su caos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s